Guía básica de las

Redes sociales

Las redes sociales están de moda:
Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn…

Pero, ¿para qué sirve cada una?
¿He de estar en todas? ¿Lo que publico a nivel personal influye en mi esfera profesional?
¿Puedo publicar todo lo que quiera?

Descubre todas las respuestas en esta infografía.

Facebook, tu
diario personal

"Facebook te ayuda a comunicarte y compartir con las personas que forman parte de tu vida."

Así se presenta esta red social que nació en el entorno universitario y que hoy usa una cuarta parte del mundo (cuenta con más de 1.800 millones de usuarios activos a nivel mundial, en España la usan 21 millones de personas).

Twitter, la red de
microblogging

"Twitter es lo que está pasando"

Así se presenta esta red social con más de 300 millones de usuarios activos, unos 7 millones y medio en España. Se considera una red de microblogging porque se publican mensajes breves, de una extensión máxima de 140 caracteres.

Instagram, la
red más visual

Instagram es una aplicación móvil para compartir fotos y vídeos, que se popularizó por los filtros que permite aplicar. Con más de 600 millones de usuarios, es una de las redes sociales que más crece actualmente. Desde 2012 es propiedad de Facebook.

Descubre más sobre Instagram

LinkedIn, la red
social profesional

Con más de 450 millones de miembros en todo el mundo, cuenta con directivos de todas las empresas del Fortune 500, las más importantes de Estados Unidos. Es la red social profesional por excelencia. Aunque muchos la consideran un currículo vitae digital, en realidad es mucho más que eso: LinkedIn es el lugar donde hacer networking, formarte y potenciar tu marca personal, como vimos en Digitalízate con LinkedIn.

Descubre más sobre Linkedin

Cuida tu marca personal

Hoy cada uno de nosotros es una marca.
Y en internet tenemos al mejor aliado para darla a conocer.

Es importante que sepamos cómo gestionar nuestra marca personal:

El primer paso es definir tu ADN profesional: ¿quién eres?, ¿qué te define?, ¿qué te hace único?

Este ejercicio de autoconocimiento es básico: no te engañes, has de ser tú mismo.

El segundo paso es establecer un plan estratégico de presencia online:
¿qué quieres conseguir?, ¿a quién quieres llegar?, ¿qué redes sociales te pueden ayudar a lograr tus objetivos y a llegar a tu público?

Responder a estas preguntas te permitirá construir tu marca personal y mejorar tu reputación.

Cinco puntos clave a la hora de
crear tu marca personal:

No has de estar en todas las redes sociales, solo en aquellas que te ayuden a alcanzar tus objetivos.

Para construir una marca personal fuerte, hay que tener una presencia activa en redes: compartir información relevante y que aporte valor, participar en grupos, responder a los comentarios y menciones, contactar con otros usuarios…

Todo el contenido que compartes en redes sociales pasa a ser propiedad de esa red social: al darte de alta has aceptado ceder los derechos de tus fotos, vídeos y actualizaciones.

Aunque estés en varias redes sociales, solo tienes una marca personal. Cuando alguien te busque en Google, aparecerán todos tus perfiles sociales y todos los contenidos en los que salga tu nombre.

Los beneficios de trabajar la marca personal son muchos: mejorará tu reputación y la de tu empresa, aumentará tu visibilidad, mejorará tu posicionamiento en Google, demostrarás lo que sabes, te posicionarás como un referente en el sector…

Consejos de netiqueta

Ahora que ya conoces las redes sociales y has diseñado tu plan de marca personal,
aquí tienes cinco recomendaciones para no meter la pata:

Aplica el sentido común: antes de publicar, piénsalo dos veces. No hay temas prohibidos, pero piensa en las repercusiones que pueden tener tus publicaciones. ¿Te interesa que todo el mundo sepa eso sobre ti? ¿Qué impacto puede tener lo que publiques a nivel profesional? ¿Quieres hacer públicos tus creencias religiosas, el partido al que votas o tu equipo de fútbol favorito?

Representas a tu empresa, aunque no seas el portavoz oficial. Si en tus perfiles en redes sociales indicas donde trabajas, todo lo que publiques afectará no solo a tu reputación, sino también a la de tu empresa.

Cuida tu huella digital: todo lo que haces en Internet deja un rastro. Google lo sabe todo de ti: busca tu nombre para saber qué resultados aparecen. No digas en redes sociales nada que no quieras que se sepa.

Gestiona la privacidad de tus perfiles: fíjate con quien compartes las publicaciones. En LinkedIn y Facebook puedes elegir si publicas algo en abierto o solo es visible para determinados contactos.

No mientas: también en la red, las mentiras tienen las patitas muy cortas. Si mientes, antes o después se acabará sabiendo y eso tendrá un impacto negativo sobre tu reputación. No intentes hacerte pasar por otra persona: sé tú mismo y saca partido de tus fortalezas.

Consulta el Código de uso de las redes sociales de Banco Sabadell en Proteo, dentro de la intranet.

¡Sigue a Banco Sabadell en las redes sociales!

Además, rellena este formulario para que la Guía básica de las redes sociales conste en tu historial de formación: